Translate

YOU SHOULD'VE KNOWN...

YOU SHOULD'VE KNOWN...

Love is my wearpon


Creo enloquecer en los días de primavera con un flechazo al corazón que va directo a mi sentido más extravagante y amoroso. La religión no me acompañó, nuevamente, a destinar mis tiempos en los detalles, que hoy, son errores que lamentaré en el futuro. La amistad me ha lastimado por completo y el amor me enloqueció de tal modo que me encuentro solitario.
Es raro pensar que en el mes donde todo florece, para mí, todo marchita. Es que con el tiempo me he dado cuenta que no existe época para enamorarse o no. No existen coincidencias, no existen similitudes con respecto al amor.
Si estamos en primavera, no quiere decir que si o si tenemos que florecer en el amor. No.
Podemos estar marchitos, como en mi caso, y vivir la vida soportando cualquier derrota. O bien, podemos tratar de florecer por nosotros mismos buscando “amores pasajeros” y fingir que florecemos en primavera.
Decir primavera no es decir amor, ni mucho menos. Decir primavera no quiere decir voy a encontrar a esa persona. Te lo digo por experiencia, por que por más que hallas encontrado a la persona que verdaderamente tiene que estar a tu lado, existen miles de obstáculos que no nos van a dejar estar bien. Cosas que muchas veces escapan de nosotros y nos dejan en un estado de impotencia por no poder hacer algo con eso que tanto nos duele. Porque es así y nunca va a cambiar. Porque siempre vamos a depender, queramos o no, de un factor externo que va a modificar el resultado. Siempre un tren nos llevará a un lugar lejano de donde queremos llegar. Y ahí es cuando entra en nuestra responsabilidad subirse o no, emprender ese viaje o seguir de largo por el camino que ya teníamos en mente. Siempre, pero siempre vamos a encontrar nuevos horizontes donde poder abocarnos. Y muchas veces serán desfavorables, como también, porque no, favorables. Y ahí es cuando nuestra mente se preparará para volver o no a creer en eso que tanto estábamos dudando y despegando de nuestras creencias.
La credibilidad va atraparnos de una manera que no nos vamos a poder explicar el motivo por el cual uno, o dos factores van a aceptar nuestros resultados y van a dejarnos ilusionarnos en aquel horizonte que a simple vista no se podía ver, que en la realidad no se podía ver.
Los sueños se elevarán al máximo y nuestros deseos más aun. Es que cuando vemos  muchas personas que forjan sus deseos con tal de tener el control de un resultado equilibrado, queremos llegar a coincidir en resultado, en total y en meta. Y ahí es cuando caemos en la cuenta que lo que ellos estaban viviendo era un resultado figurativo sin valor alguno. Era un cero o raíz. Era un número nulo, un conjunto vacío, un número infinito o alguno que no podríamos simplificar de una manera real.
Seguramente pensarás que estoy traumado con el tema del amor, pero no es así. Es que he vivido las mil y una, y creo que soy capaz de darte a conocer algunos pensamientos que tengo luego de haber escrito cientos de textos acerca del tema en cuestión. Sufrí y lloré de una forma única que no te podrás imaginar. Soñé y caí en la realidad miles de veces. Conocí y desconocí actos que, seguramente, ni siquiera has de conocer. Es que, no es por alardear, pero es raro sentirse un cuatro de copas en el amor y más aun sabiendo que soy un perdedor seguro por más de tener un ancho de espada en mi mano.
El azar no me ayuda, mis creencias no me ayudan, mi religión no me ayuda, mi entorno me ayuda, mi psicólogo no me ayuda y mucho menos mi yo interior me ayuda. Estoy como a la deriva con este tema tan extenso y tan amplio de detallar en una simple entrada. Pero trato de ponerle lo máximo de mis pensamientos, como también trato de ser lo más explícito posible cosa de que no quede alguna palabra en el aire y no se entienda que trato de explicar.
No es para que alguien se calce la entrada como si fuera de uno mismo, no. Escribo de una forma anónima, sino, luego mal interpretan a quienes van dirigidas estas entradas tan polémicas, al parecer. No son dirigidas a nadie, sólo son una forma de descargarme y de escapar del mundo que me rodea. Una forma de no enfermarme por lo vivido y por lo sentido, una forma de protegerme sin dañar a nadie.
Love is my wearpon: el amor es mi arma y tu eres la dosis justa para morir en primavera.
Fin.

No hay comentarios:

Ramiro Celecia team. Con la tecnología de Blogger.