Translate

YOU SHOULD'VE KNOWN...

YOU SHOULD'VE KNOWN...

Malos pensamientos.

Concordia, Entre Ríos.
29 de diciembre de 2010; 01:39 a.m.

No aguanto a que llegue el día en que por fin pueda librarme de esta pesada mochila que vengo cargando hace muchísimos años. No veo las horas de que esta maldita nube se despeje y me deje ver el por fin el cielo azul.
Trato de disfrutar un poco de lo que es el afuera, de estar con mis amigos y por lo menos sonreir algunas horas olvidándome de los problemas.
Durante siete malditos meses, o para ser más exacto, 95 días en los cuales no hacía mas que dormir, comer, llorar y volver a dormir. Sólo yo se lo que es vivir ese clima, esa situación tan complicada y aterradora por momentos. Y podrán decir que dramatizo las cosas, pero sé que no es asi. Las cosas sucedieron de esa manera, de la peor y nadie la va a vivir porque estaba destinada a que sea yo quien la viva.

Seco mis lagrimas y miro al frente, no veo más que oscuro y todo a mi alrededor es oscuro. No veo más sentido a tratar de mejorar como persona si cuando uno lo hace nadie lo tiene en cuenta. Entonces me pregunto, ¿para qué?.
Para que seguir destapando frascos con ricos perfumes si nadie los olerá. Para que abrir puertas a personas que nunca llegarán. Para que dar oportunidades si nunca aprovecharán. Para que continuar si todo parece estar más que perdido. Miento, casi todo. Mi vida aún no.

Se nota con tal claridad aquel favoritismo en las personas. Y aquel desprecio mucho más. Se darme cuenta cuando las cosas marchan a la fuerza y cuando son automaticamente. Percibo el mal y trato de no llegar a el. Pero el viene a mi, tocándome con sus enormes garras y yo, tratando de alejarme, corro y corro. Pero no me doy cuenta que estoy acercándome a sus garras tan filosas con las cuales me devorará por completo.
Casi es real todo lo que digo, casi. Porque fabulo demasiado con muchas cosas, y dramatizo un poco. Es que acostumbro a pensar en cuentos de hadas y las llevo a mi vida, como si lo malo fuera un terrible dragón tratando de comerse a la hermosa princesa. Y el bien, es aquel principe que llega en su caballo blanco a defenderla. Cuentos de hadas, nunca sucederá. ¿Por qué?. Fácil. No existe aquel dragón y aquel principe azul nunca aparecerá a salvar a su princesa en peligro.
Entonces las cosas continúan su ritmo...
Abre la puerta y me estoy dando cuenta que vendrá hacia mi, nuevamente, ese aire desgarrador que se tira sobre mi. Intento esquivarlo con la ignorancia, pero me supera.
Ramiro, ya es 29 de diciembre. En dos días sera año nuevo y tienes muchas metas por alcanzar. ¿Es necesario que termines así tu año?.
No, no lo es. Perdón conciencia.
Buenas noches.

No hay comentarios:

Ramiro Celecia team. Con la tecnología de Blogger.