Translate

YOU SHOULD'VE KNOWN...

YOU SHOULD'VE KNOWN...

Cambios

Hay veces que experimentamos sin siquiera saberlo. Hay veces que no encontramos una razón concreta para justificar el por qué de algunas cosas. Y hay veces que nos decimos "tal vez de esta manera es mejor". Y es de este sentimiento del que quiero hablar esta noche, de los cambios, de nuestra mente cambiante y de nuestra transformación en algo que tal vez, por momento, sólo estaba en sueños... o en nuestras pesadillas.
Caemos en algo tan fuerte que cuando estamos en el piso nos preguntamos qué es lo que realmente queremos, nos preguntamos si realmente esta es la mejor manera de hacerlo, y nos comenzamos a replantear todo aquello que creíamos verdadero.
Creo que no hay nada más verdadero que los cambios que se realizan cuando uno tiene el corazón quebrado, y comienza a vivir de una manera en la cual uno mismo se dice "¡¡Esta es la mejor manera!!". Y así comienza la etapa inicial de este gran cambio, transformación o mutación, como queramos llamarlo. 


A veces la historia comienza a presentarnos situaciones que nos llevan a tomar decisiones de cambio, o a veces nosotros mismos nos planteamos esos cambios como metas, o para un renacimiento personal con respecto a todo lo que alguna vez fuimos. Comenzamos a crear imágenes de lo que queremos llegar a ser en un tiempo determinado, cosas hermosas. Y junto con eso, comenzamos a sentirnos bien, y a la vez libres de todo lo que estamos realizando gracias a nosotros mismos. Cosas que nunca antes hubiéramos imaginado que podríamos lograr solos, cosas que nunca antes podríamos llegar a pensarlo, o que tal vez... no lo teníamos en cuenta. Y es este el momento en que nos sentimos bien, y a la vez también nos sentimos confundidos. 
Nos preguntamos por qué en un momento estamos completamente felices de todo lo que estamos realizando, y al tiempo nos aislamos de nuestro entorno para mirar desde afuera qué esta sucediendo. ¿Qué sucede? ¿Me siento confundido o aterrado? ¿Sorprendido o qué? No caigo en la cuenta que cosas como estas me estén pasando por mi mente en este momento de mi vida. Es algo que hace mucho no conocía, es algo que no imaginaba encontrar tan rápido... un bienestar personal inmenso, en el cual nos sentimos completamente realizados con todo lo que se encuentra en nuestro entorno. Nos sentimos en el camino que siempre quisimos estar y lo disfrutamos de la mejor manera: los pocos amigos verdaderos que siempre estuvieron, una luz al final del camino, una esperanza que se convierte en algo verdadero, un cambio rotundo en nuestro cuerpo... nuestra estética, nuestra manera de pensar, nuestra manera de comunicarnos con los demás, y con nosotros mismos.

Me he estado preguntando durante mucho tiempo el por qué de sentirme de tal manera, y logré entender que esto no se trata solamente de mi mismo, se trata de mi entorno y de mi alma. Se trata de que logré encontrar la dirección que siempre quise, y estoy empezando a caminar a la par de todo lo que alguna vez creí importante en mi vida, y por X motivos estuvo escondida. Me encuentro completamente en armonía con algo sobrenatural, algo que está por encima de todos nosotros, algo que está incondicionalmente comunicándose conmigo. Mi mejor amigo, mi guía, mi hermano y mi compañero de vida, para toda la vida. Me encuentro acompañado de algo que siempre estuvo y no pude verlo, por ceguera, o por estar tapado de problemas  en mi cabeza. Por estar en lugares que no debí estar, o con personas que tal vez, de cierta forma, fueron tóxicas para mi vida y mi alma. Pero más allá de eso, me siento en paz conmigo mismo... que es lo más importante en este preciso momento.

Creo que no hay nada más lindo que despertar todos los días con una sonrisa y unas ganas inmensas de vivir este día hermoso que se nos presenta. Hacía mucho no me veía de esta forma... y es porque había perdido mi esencia, que en un momento estuvo escondida. Y en otro, saboteada por terceros. 
Y lo más importante de todo esto es darse cuenta que esta felicidad que se siente, este bienestar, esta paz interior, es gracias a mi mismo. No depende de otra persona, no depende de otro cuerpo humano, no depende de absolutamente nadie. De a poco aprendí a disfrutar la soledad sin sentirme solo. Y es así como siempre tuvo que ser. No pienso en alguien que me acompañe a transitar este cambio, no pienso en alguien que cargue con todo lo que quiero para mi.
Sólo quiero lograr de la mejor manera que este cambio se concrete, llegue a su punto máximo, y estallar de felicidad extrema al sentirme realizado. Porque nada es más hermoso que saber que algo que nos propusimos para el bien de nosotros mismos, lo realizamos, lo finalizamos. Y es en este momento cuando vuelve a salir una sonrisa de mi cara, porque esto es otra cosa que he aprendido durante este corto tiempo. Sonreír, reír, y estar feliz por todo lo que la vida nos da. 

Feliz por mis cambios, feliz por mi buena comunicación con mis allegados, feliz por estar ocupándome de mis proyectos, feliz por saber que hay  gente que realmente sabe apreciar lo buena persona que soy. 
Sí, estoy quebrado, siempre lo dije. Pero soy bueno de todos modos. Y es algo que nunca nadie podrá negar, y si lo niega... no me logró conocer en lo absoluto.

Y acá es donde quiero darle fin a mi entrada denominada "cambios". Porque de esto se trata la palabra, dejar cosas pasadas para apostar a cosas nuevas, cosas por nosotros mismos. Cambios propios. Cambios personales. No exigir más cambios a los demás, cambiar uno mismo. 
Si hay algo que nos hace mal, y no podemos exigir un cambio en el otro, cambiemos nosotros para encontrar la felicidad y el bienestar personal. Y si hay algo que nos hace bien, pero podemos cambiar para que nos haga mejor... hay que hacerlo. Todo está en nuestras manos, y en nuestra mente.



Mi cambio comenzó hace un corto tiempo, y todo lo que sé es que este es sólo el comienzo de algo real, bueno y que vale la pena. Porque es propio, y me hace completamente feliz.  
Hoy soy luz.




No hay comentarios:

Ramiro Celecia team. Con la tecnología de Blogger.