Translate

YOU SHOULD'VE KNOWN...

YOU SHOULD'VE KNOWN...

¿A veces la gente se queda?

A medida que pasan las horas me convenzo más de que la vida tal vez se trate de esto y que debemos aprender a vivir con ello. Me sigue costando entender el porqué de las personas de alejarse, porqué la gente puede cambiar su mente y pensamientos de una manera tan radical y porqué cuesta tanto lograr no darle importancia a esa clase de m situaciones. ¿Por qué somos esclavos del uso de la libertad de otros? ¿Qué se hace cuando todo lo que en algún momento pensaste lograr a tener en un futuro ya está a noches de distancia de vos?
Tal vez esto le suela pasar a la mayoría de las personas pero no lo demuestran y aprenden a vivir con ello. Tal vez aprenden a vivir con el dolor y con los corazones por la mitad esperando que nuevamente, luego de tanto negarnos a todo y cerrar las puertas, volvamos a recobrar la confianza de que en algún momento puede llegar a cambiar algo y encontrar a esa persona que a pesar de que todo se complique y parezca difícil,  se quede a nuestro lado abrazándome por la espalda en las noches que hay tormenta.
Tal vez aún soy muy inocente al creer que esa clase de persona llega en algún momento o capaz deba ser como las demás personas que viven su vida sin importarles a quién besan, a quién abrazan, con quién comparten la cama esta noche y, sin importar cuánto tiempo esa persona se quede, no se sienten apenados con su partida.
Tal vez tener 19 años es ser muy ciego para darse cuenta que nunca se puede llegar a ser único e indispensable para la vida de alguien,  porque cuando una persona lo fué, no lo supo valorar. Y luego sucedió nuevamente, después de tanto costarme lograr encontrar una gota de esperanza. Aunque esa esperanza se vió marchita antes de poder florecer plenamente, antes de que pueda llegar a hacer sentir lo que tenía dentro y siempre quise poder darlo.
Cartas. Palabras. Miradas. Besos. Caricias. Lágrimas. Abrazos. Sonrisas. Nuestras manos agarradas. Peleas. Tristeza. Felicidad. Todo se fue de una manera que no supe verlo.  Siempre.
Y muchas veces me quedaba esperando que se quedara y volviera a hacerme sentir lo que siempre quise, pero desde un primer momento estaba destinado a irse. Siempre. En todas mis relaciones. Y ya no estaba junto a mí.
Tal vez esta distancia con respecto a todo mi entorno me haga darme cuenta que hay millones de pequeñas estrellas tratando de alinearse para darme un mensaje en esta noche, pero nunca voy a poder darme cuenta cuál es porque ya no tengo esperanza acerca de nada.
Lo único que creo en este momento es que el amor nunca dura, y por eso tal vez nunca debió haberme preocupado. Pero no puedo cuando tengo en mi cabeza muchas imágenes sobre todo lo que hubiéramos sido juntos en todo este tiempo que nos quedaba. ¿No soy acaso muy joven como para querer buscar alguien que se quede por siempre? Y si lo soy, y aún lo hago... ¿no significa eso algo? ¿Sus ojos no se dan cuenta acerca de todo lo que ocurre? Tal vez el ciego sea yo y vea cosas que otras personas no pueden.
Pero, ¿qué pasa si voy todas las tardes a hablar con Dios a pedir que nadie vuelva a lastimarme? ¿Y si a la noche vuelvo a pedirle un milagro? ¿Y si ese milagro es que hubiera deseado que te quedes un momento más conmigo? Entonces, ¿porqué no pueden ver lo que tenían a su alrededor?
Nunca fuí otro,  siempre fuí el mismo,  nunca cambié mi mente, siempre fue la misma. Y tal vez muchas veces deje que todo sea de una manera triste, pero es que es lo único que conocí durante todo este tiempo. Sólo quería que te quedaras y me cuidaras por las noches para no volver a tener esos monstruos en mis sueños. Pero acepto que haya llegado tu hora y tengas que partir, entiendo que te cansé en tan poco tiempo, entiendo no haber sido lo que buscaste todo este tiempo y entiendo que tal vez fallé muchas veces para con vos sin darme cuenta, y por eso te pido nuevamente mis mas sinceras disculpas porque nunca quise herir a nadie, y nunca quise hacer que una persona desperdiciara algo que nunca más volverá a recuperar, su tiempo.
Así que perdón a todas las personas que han estado en mi vida por haberlas hecho perder su tiempo, y perdón a mi mismo por muchas veces sentir cosas que tal vez era muy obvio no debía sentir, por no ser correspondido, o no poder dar lo que la otra persona necesitaba.
Creo que desde hace unos meses atrás me di cuenta que nada es para siempre y que nunca se sabe absolutamente todo. Muchas veces no conocemos por completo lo que sucede y creemos muchas cosas que, tal vez, antes deberíamos comprobar para comenzar a sentir. Pero el corazón actúa por si solo y la mente no lo puede controlar,  nunca. Y cuando la mente quiere hacerlo,  ya es tarde porque el dolor se quedó en lo más profundo y la otra persona ya se marchó sin dejar siquiera un último beso para recordar que tal vez nada fue en vano.
Escribo esto sin ánimo de que nadie lo lea, o se sienta identificado.
No me siento bien con nada de mi alrededor, y no me gusta sentir de manera tan intensa cosas al aire. Porque el amor siempre está volando, pero en esta oportunidad no puedo respirarlo.

PD:/ Sigo soñando y rezando todas las noches que alguna vez en mi vida una persona se quede,  y no se vaya. Yo sigo siendo el mismo, y mis pensamientos también. Busco lo mismo de siempre,  desde siempre. Algo verdadero. Para siempre.

No hay comentarios:

Ramiro Celecia team. Con la tecnología de Blogger.