Translate

YOU SHOULD'VE KNOWN...

YOU SHOULD'VE KNOWN...

Happiness/ Goodbye 2013

Siento como si caminara sobre una cuerda floja a tres metros sobre el suelo, sin seguridad alguna, sin nada que pueda salvarme de una caída que podría causarme la muerte por siempre.
Creo que cada vez que pasan los años uno se comienza a replantear sobre todo lo que sucedió en sí mismo, en sus planes, en sus días,  en cómo creó o destruyó cosas por el simple hecho de ser dueño de sus propios actos pero esclavo de sus impulsos. Y es así como ser cada vez más fuerte a veces puede ser malo para nosotros mismos también.
Creo que si debo pensar en qué sucedió este año que pasó (hoy es 31/12/2013) debería decir que se dividió en dos partes en las cuales hubo una primer mitad fea, desoladora, un puñal que dejaba desangrar heridas abiertas hace meses antes y que daba por sanadas. Una primer mitad que terminó de destrozar la pequeña parte que creí que seguiría encendiendo llamas donde ya todo se había quemado hacía mucho tiempo y no lo supe ver.
Tal vez una gran parte de mí nunca se hubiera dado cuenta de esto, y tal vez también el miedo arrollador que tenía por pensar que todo se iba a perder (aunque ya estaba todo perdido) y que debía volver a construir algo nuevo luego de que algo que tanto me costó crear se encontrara destruido en miles de pedazos.
Me he puesto a pensar durante este último tiempo y me he dado cuenta que las personas tendemos siempre a no querer soltar aquello que nos costó conseguir. Tendemos a ser egoistas con aquellos que en cierta forma creemos de nuestra propiedad y desesperamos al darnos cuenta que se nos escapa de las manos y nada podemos hacer respecto a eso. Porque un grave error que tenemos es creer que alguien pasa a ser nuestro luego del primer "te amo". Y es así que todo empieza a desmoronarse y cómo lo único que domina es una rara manera de creer que las cosas se hacen de manera dolorosa para que funcionen.
Es raro para mí pensar porque yo lo hice de esa manera ya que siempre juré que nunca querría cometer los mismos errores que mis padres. Pero lo hice y todo se fue de mis manos como todo lo que alguna vez quise demasiado al punto de querer adueñarme de ello.
Tal vez esta vez aprenda que nadie es de nada sino de uno mismo y que las cosas comienzan a tomar un color diferente y se puede sentir felicidad cuando uno piensa en primer lugar en sí mismo, y luego en el otro.
Es algo egoísta,  lo sé.  Pero me he dado cuenta que nada sirve poner en primer lugar a otra persona porque lo único que genera en mí es un dolor y desgaste profundo que a la larga nadie sabe entender, y nadie es el culpable más que yo mismo.
Creo que me costó demasiado darme cuenta de que debía frenar ese amor desgastante, que lastimaba, un amor frío y dañino; tan tóxico al punto de creer que no había cura alguna más que la muerte para salir del mismo. Pero cuando pude decir: "Basta, ya no más.  No quiero volver con vos. No me llames más y no me busques más" todo había empezado a cambiar dentro de mí.
Tan pronto sucedió fui recobrando la esperanza de que todo podría ser mejor. Me costó mucho pero supe salir adelante diciéndome que la meta final sería más que buena a comparación del difícil y largo camino que me llevaba a ello. Pero lo pude hacer porque como dice mamá: "Dios les dá sus peores batallas a sus mejores soldados" y en todo momento supe que iba a poder salir de la oscuridad en la cual me había involucrado para volver a ser yo, el mismo que había sido siempre.
Un chico con mente de grande pero sueños de niño. Con una manera de decir las cosas un poco directas y a veces con forma de puñal, pero sinceras a la vez. Una inteligencia grande y una manera de ver las cosas que muy pocas veces se ven. Un apoyo para todos, una sonrisa cuando la situación se lo merece y millones de bromas para alentar a los demás a reír de la mejor manera. Un abrazo grande y un beso en la frente que significa 'protección a tu pequeña mente'.
Y es así como fui cambiando y volviendo a encontrarme a mi mismo. Y no sólo yo fui cambiando,  mis cosas también lo fueron haciendo.
Y aunque tuve recaídas en silencio durante muchos meses,  creyendo que el amor nunca iba a llegar de la manera en la que lo había pensado siempre. Conocer personas y no pasar a una segunda cita porque todo me hacía alejarme, millones de perjuicios acerca de todo, y unas ganas enormes de alejarme de todos. (Aunque lo hice muchos meses y me ayudó bastante)
Hasta que en un momento conocí a alguien que sinceramente no me esperaba, no lo pensaba y no tenía fe alguna con respecto a esto. Es decir, muchas veces conozco gente y no le doy importancia... pero luego esas personas son las que más marcan en mi vida. Y así fue como me sucedió siempre,  con mi primer relación que marcó mi vida de manera buena,  enseñándome a amar y a ser amante. Y luego con la última en la cual nunca me interesó ni lo busqué, pero marcó una larga etapa.
Y es así como conocí hace unos meses a la persona que en este momento creo me capta con su mirada día a día. Es extraño pensar volver a sentir esto luego que no lo esperaba, pero no hay momento en que no deje de pensar (de manera muy relajada) cómo las cosas pueden llegar a cambiar y cómo lo que ayer creíamos imposible, hoy lo tenemos dándonos algo muy importante en la vida de todos: su tiempo.
Y creo que escribo sobre esta persona porque realmente creo que es muy importante y lo va a seguir haciendo, no porque lo decida yo... sino por como las cosas se dieron de una manera tan complicada desde un primer momento y cómo sentí que no sólo yo elegí conocernos sino que él también lo hizo dejando su presente, hacerlo pasado y darme un lugar y una oportunidad muy grande. Y sé que puede sonar feo pero realmente valoro demasiado la valentía que se puede llegar a tener cuando una persona deja todo lo que realmente cree conocer para descubrir lo incierto.
No sé porque esto me hace acordar a mi de chico, que siempre elegía lo que inspiraba miedo, desconfianza,  que me demostraba pocas cosas y tal vez arriesgabamos todo por algo que iba a perder, pero aun así apostaba y apostaba porque algo me decía que a futuro iba a darme buenos resultados.
Creo que esto fue una decisión que siempre voy a estar agradecido y que siempre voy a tener en cuenta. Y siempre voy a querer besarte bajo la lluvia y darte besos en los lugares que sé, te encantan. Y vos hacerme sentir la persona más afortunada de todo el mundo. Y bailar pensando en que soy feliz porque vos sos feliz. Y que vos sos feliz porque yo lo soy.
Todo cambia. Y si estamos dispuestos, ese cambio es para bien. Sólo depende de nosotros.

Estoy muy feliz. Gracias.

PD: Estaba en una cuerda floja, pero llegué al otro lado y salté a abrazarte fuerte como suelo hacerlo mientras estamos en tu cama. Saltar sobre el colchón y caer sobre tu pecho.


Ramiro

No hay comentarios:

Ramiro Celecia team. Con la tecnología de Blogger.