Translate

YOU SHOULD'VE KNOWN...

YOU SHOULD'VE KNOWN...

Soñando acerca del amor que siempre quise.

Dejame contarte una historia sobre dos chicos que estaban locamente enamorados. Ellos se amaban más de lo que debían, eran su vida, eran felices. Despertaban abrazados uno al otro, aunque a veces se despertaba primero uno y sorprendía al otro despertándolo saltando en la cama, llenándolo de besos y diciéndole "te hice el desayuno mi amor". Una gran taza de café con leche, galletitas con queso untable y dulce de leche, un vaso de jugo y un pequeño bol de cereales. Sonreíste y yo sonreí, eramos felices verdaderamente.
Pasó el rato y nos fuimos a bañar juntos... no te das una idea sobre cómo me gustaba que me abraces mientras la ducha mojaba nuestros cuerpos desnudos. Amaba la forma en que me besabas bajo la lluvia de la ducha y yo con los ojos cerrados imaginándo que estaba en el lugar que siempre quise estar.
Salir de la ducha y tirarnos nuevamente a la cama, abrazarnos... los dos desnudos. Darnos besos en todos los rincones de nuestros cuerpos, hacernos el amor, decirnos te amo tantas veces que se volvía rutina.
Luego hacer nuestras cosas... vos ir a trabajar y yo estudiar, tomarnos nuestro tiempo para hacerlo bien, contentos, felices. Sabiendo que cuando volvíamos a abrir la puerta ibamos a tener esperando en la cama o en la mesa a la otra persona con el almuerzo, con un gran abrazo y beso. Preguntándonos mutuamente ¿qué hiciste hoy? ¿Cómo te fue? ¿Te gustó el almuerzo? Tengo postre para vos. Y sonreir los dos a la vez... vos sonreías porque estabas feliz y en el lugar donde siempre quisiste estar. Y yo, que aunque no me gustara sonreír, lo hacía porque vos lo provocabas en mi.
Luego del almuerzo nos tirábamos en nuestra cama a mirar un poco de televisión... mientras vos mirabas programas o películas que a mi nunca me gustaron, yo estaba con mi cabeza recostada sobre tu pecho diciéndote que cambies.. que me des besos, tratando de distraerte y robarte todo el tiempo para que estes conmigo. Comenzar a jugar con tu cuerpo, tu pelo, tus manos, tus orejas, tu boca... comenzar a molestarte para que tu tiempo sea sólo mio... y así lo era, era completamente mío.
Jugabamos a muchas cosas antes de dormir la siesta, nos contabamos muchas cosas, nos abrazábamos y nos quedábamos dormidos uno junto al otro. Y de vez en cuando el gato se venía a nuestros pies al sentir frío en su cama
Cuando despertábamos nos esperaba nuevamente una merienda muy exquisita... y luego de eso cada uno a sus deberes nuevamente. Trabajar y estudiar... hasta que llegare la noche y volviéramos a vernos la cara. Mandarnos mensajes de texto a cada instante porque realmente nos extrañábamos.
Llegar y encontrarnos, abrazarnos y besarnos desaforádamente como si hacía millones de años no nos hubieramos visto. Cocinar juntos, besarnos, buscar una película para cuando estemos cenando.
Cenar, volver a bañarnos juntos, volver a tirarnos en la misma cama que todos los días... abrazarnos, besarnos y hacernos el amor una vez más, porque sinceramente era algo que realmente nos hacía sentir propios, nuestros. Abrazarnos e intentar dormir. Vos te dormías antes que yo. Y yo... yo estaba imaginándome y preguntándome si realmente todo esto estaba sucediendo. Porque era algo que me hacía feliz, era el lugar donde siempre quise estar.
Darme vuelta y abrazarte por la espalda, darte besos en el cuello y decirte al oído "te amo hasta la luna y vuelvo".. y dormir entre tus brazos, entre tu cuerpo, sabiendo que por esas horas, nada podía hacerme daño... porque estaba a tu lado, porque estabas para cuidarme.


No te miento si te digo que te amo hasta la luna y vuelvo.

No hay comentarios:

Ramiro Celecia team. Con la tecnología de Blogger.